Ruta Inka

Mi blog no sería mi blog si no le dedicara un espacio a la Ruta Inka, en parte porque sucedió en un periodo de inflexión en mi vida en el que pasé de vivir enfrascada en mi pequeño mundo a volverme un poco nómada, si no siempre físicamente por limitaciones de dinero, siempre con el pensamiento. La ruta puede ser, por qué no, el comienzo de un éxodo personal, de una búsqueda.

Ruta Inka vs. Ruta Quetzal

Normalmente cuando le hablas a la gente de una ruta por América Latina te dicen: “Ah, sí, la Ruta Quetzal”, de hecho mis primeras noticias sobre la inka fueron de una amiga que había ido a esta segunda. Hay un gran trasvase de ruteros entre una y otra, y el organizador de la inka, el diplomático peruano Rubén La Torre, estuvo también implicado hace años en la quetzal. Pero los que han ido a ambas afirman que son completamente diferentes.

La primera gran diferencia es la edad de los expedicionarios; en la quetzal adolescentes y en la inka, por lo general, gente de entre 18 y 23 años, aunque siempre hay monitores, periodistas, enfermeras, etc. que superan la edad estipulada. La otra gran diferencia es el abismo que separa a la una de la otra en materia de recursos. La quetzal cuenta con el apoyo del BBVA y todos los ruteros van completamente gratis y son obsequiados con ropa de montaña y las famosas Panama Jack. En la inka los ruteros pagan de su bolsillo, eso sí, una cantidad ínfima teniendo en cuenta la cantidad de experiencias que se van a vivir (350 euros, vuelo aparte).

Mientras la ruta quetzal consiste en un periodo en Latinoamérica y otro en España, la inka se focaliza sólo en América y está muy ligado a la idea de mostrar y conservar las culturas indígenas y fomentar el respeto por la naturaleza en un mundo cada vez más desvirtuado en materia de valores. Es, en cierta medida, como una vuelta a los orígenes, a recordarnos aquello que nos hace ser personas, a entrar en contacto con la Pachamama y desoccidentalizarnos.

Qué significa Ruta Inka

En mi año, 2008, recorrimos Ecuador y Perú durante 40 días. Desde entonces la ruta ha cambiado, creo que para mejor. El verano pasado la ruta inka 2010 tuvo dos tramos de 40 días, uno inka, desde Bolivia hasta Colombia, y uno maya, recorriendo todo Centroamérica. Pero el punto más importante de éste año es que suple las carencias de proyectos sociales de años anteriores. Aunque tuve que cancelar mis pasajes a Latinoamérica este año, tengo una amiga (Maite! :)) que ha ido y ha vuelto contentísima, contando cómo han convivido con tribus nativas y cómo se han dividido en grupos donde cada uno tenía una misión (medios de comunicación, logística, animación…). Ruta Inka es también un intercambio, por ejemplo, si te ofrecen cobijo para dormir gratis a cambio puedes ofrecer al día siguiente servicios a la comunidad, o agradecer los espectáculos de bailes tradicionales con un show rutero al estilo de Bolliwood. La cosa es echarle imaginación y ganas.

No es un viaje cómodo para dormir en hoteles, es un recorrido en el que necesariamente se va a pasar hambre a veces, frío, cansancio, miedo y se puede estar en situación de riesgo (malaria, dengue…). Pero también es una oportunidad única para conocer parajes increíbles, entrar en contacto con otras culturas, ponerse a prueba y trabar amistad con personas de distintos países con una vida interior y unas inquietudes muy interesantes. Y puede ser el comienzo, o la continuación, de una vida en la que la rutina es la no rutina. Porque muchos ruteros repiten y los que no, andan desperdigados por el mundo enfrascados en otros proyectos. Es un buen comienzo para entregarse a otras realidades, y para conocer mejor la propia.

¿Qué hacer para participar?

Es relativamente fácil llegar a formar parte de Ruta Inka, pero hay que estar atento con los plazos porque, por ejemplo, este año el tramo maya se llenó muy pronto. Al final siempre falla gente y otros pueden unirse, pero quizás ya a esas alturas es un follón para encontrar vuelos.

Para convertirse en expedicionario primero hay que enviar una monografía relacionada con las culturas que van a ser visitadas, una carta de motivación personal y una carta de recomendación de la universidad a la que se pertenece. Tiene que notarse la disposición a convertirse en un miembro activo del grupo, contribuyendo al buen funcionamiento del proyecto, pero también a aceptar un compromiso con la ruta, de modo que se intente contribuir del modo que se pueda a recaudar recursos, fomentar la repercusión mediática, etc.

Una vez seleccionado, hay que empezar a informarse de seguros sanitarios, buscar vuelos, entrar en foros para ponerse en contacto con futuros expedicionarios (el punto de encuentro oficial es en América Latina pero siempre viene bien ir con alguien desde España).

Hay que intentar ir con una forma física y mental más o menos aceptable, pero tampoco hace falta ser Popeye. Hay que pedir cita en el centro de vacunación internacional con por lo menos 2 meses de antelación, porque depende del lugar, hay veces que tardan bastante en atenderte. Lo más común en vacunas son la fiebre amarilla, hepatitis, rabia… y suelen recetar pastillas para la malaria que a veces tienen unos efectos secundarios desagradables, el Lariam más a nivel psicológico y el Malarone a nivel estomacal; pero depende del cuerpo porque mucha gente no nota nada.
Un truco para mantener a los mosquitos a raya es vestir con ropa clara y tomar vitamina B, porque al parecer hace que cambie ligeramente el olor corporal; lo suficiente como para no resultar un plato de buen gusto para los bichitos.

También es importante tener el pasaporte al día y hacerse con el equipaje básico que te va a acompañar durante tu aventura; ésto también requiere una inversión más o menos importante de dinero, aunque siempre se encuentran precios interesantes en el Decatlon. En la mochila no puede faltar una PackTowl, saco de dormir, ropa de abrigo si vas por debajo del Ecuador (es invierno en julio, cuando se suele realizar la Ruta), linterna, unos buenos zapatos de montaña, pastillas potabilizadoras de agua (aunque no son 100% efectivas con todas las bacterias y saben a lejía), jabón para lavar las manos en seco, crema solar…

MÁS INFO SOBRE LA RUTA INKA:
http://www.rutainca.org/blogrutainka/
http://www.acros.com.pe/HAPortalPagina.aspx?4,6,4,37,S

*Y llegados a este punto, hablando de viajes, no me resisto a hacer un pequeño inciso y copiar un fragmento de un libro precioso de Rosa Montero (Estampas bostonianas y otros viajes):


Una cosa es el conocimiento y otra el entendimiento. Cuando entiendes, te fundes con la realidad extranjera que en ese momento deja de ser extraña. He aquí el verdadero sentido de los viajes: perder tu sentido, salir de tu pequeño mundo cultural, contemplar las cosas con una mirada ajena. Viajamos porque queremos ser otros.

Y es que, de algún modo, viajar también es enfrentarse a la fugacidad. Los que amamos viajar somos como ese criado de Las Mil y una Noches que, asustado tras haber visto la Muerte en el mercado, pide prestado un caballo a su amo y escapa (viaja) a Basora, sólo para reunirse allí con la Parca, con quien tenía una cita sin saberlo; es decir, solemos ser personas que intentamos correr más que nuestras propias sombras. Huimos del tiempo que nos persigue, en fin, sólo para dirigirnos ciegamente hacia la última frontera.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

One response to “Ruta Inka”

  1. eve madelaire says :

    Cada ruta es una experiencia singular, independientemente de los escenarios, es lo que vas aprehendiendo de los diferentes momentos, y más que las maravillas visitadas que quedan en la memoria, lo que pesan son las personas que pegan mucho más fuerte y quedan en el corazón.
    Es un intercambio cultural que merece la pena ser vivido, ruteros universitarios de distintos países, cada uno con una realidad particular y distinta a la de los demás, dispuestos a interactuar entre sí y con las personas de los pueblos visitados.
    Una vez allí las cosas simplemente fluyen y la visión que tenés del mundo puede cambiar radicalmente en 40 días. La clave una mente abierta, algo de solidaridad y sobre todo no perder nunca la capacidad de asombro para captar lo mejor de cada experiencia que sin duda los marcará para siempre.

    Un abrazo sil!
    Se te extraña =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: