Molinos

La solidez de su nombre deja paso a unos ojos que callan más de lo que cuentan, y traducen el silencio en invocaciones pasadas, como una réplica de la misma historia, una vez, y otra, y otra. Yo me dejo llevar sin pensarlo demasiado, por este viento infernal que me revuelve el cabello. El molino sigue girando, hiriendo en su movimiento, una vez, y otra, y otra, distintos soplos de aire.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: