La enfermedad Erasmus

Ay! Qué malita me encuentro. Después de dos meses aquí me he dado cuenta de que me he contagiado de Erasmuscitis, ese trastorno degenerativo, altamente contagioso, que cursa con una sintomatología que incluye:

Conductas Endogámicas:
2. f. Actitud social de rechazo a la incorporación de miembros ajenos al propio grupo o institución.
3. f. Biol. Cruzamiento entre individuos de una raza, comunidad o población aislada genéticamente.

Cleptomanía:
1. f. Propensión morbosa al hurto (librerías, supermercados, ropa por debajo de la ropa…).

Tendencia al Alcoholismo:
1. m. Abuso habitual y compulsivo de bebidas alcohólicas. Salir beber, el rollo de siempre…

Amnesia:
1. f. Pérdida o debilidad notable de la memoria. …Y al día siguiente, ya no me acuerdo de na que todo era de colores…

También suele cursar con fiebres, pérdida de concentración, doble personalidad, brotes violentos, paranoia… Su desarrollo varía sensiblemente de un individuo a otro.
Resumiendo, que estamos todos para que nos encierren. Pero somos felices.

Procedo a hacer un resumen escuetito de lo que ha acaecido en los últimos días. De acuerdo a la teoría de la “inverted pyramid” empecemos por lo mejor, si no de todo el Erasmus, por lo menos de las últimas semanas: LA 80’S PARTY! organizada por Paolo, el italiano de la bonita sonrisa. Lance, un americano muy simpático que hiberna más que duerme pero en sus momentos de fiesta lo da todo, no tenía disfraz. Dijo que iba a pintarse arrugas como si hubiera entendido mal el tema de la fiesta (en vez de años 80, 80 años). Al final no cayó esa breva (pero cayeron otras mejores 😉 )
La pre-fiesta consistió en cardarse el pelo, ponerse lazos, trabas de colores chillones, mallas ajustadas, sombra de ojos brillantes, hombreras, patillas, complementos leopárdicos… ¡Un verdadero apogeo del exceso!. La sala estaba decorada con una bola de discoteca y casettes y comecocos hechos a cartulina. Corrió el vermut, el ron, el vino de cereza, la cerveza, el vodka… y todo el mundo se entregó con arrebato a bailar canciones como Girls just wanna have fun, The finnal countdown o I want to break free. Como siempre, unos emparejados, otros desemparejados, desapariciones misteriosas, bailes sobre la mesa y miradas de odio, de imploración o de deseo. Balance muy positivo de la noche para todos, o casi todos y vuelta a Rockwool con la lluvia horizontal típica de Trekroner.
Les dejo aquí algunas de mis pictures favoritas de anoche. ¡Estilazo!



En la mañana de ayer acabamos las clases este semestre, ya sólo queda hacer un pequeño ensayo y un proyecto en grupo que entregamos en diciembre. Pero ya no hace falta madrugar más, pequeñuelos. Cosas del sistema educativo danés. Ayer tuvimos la presentación del proyecto de Print Media que consistía básicamente en ponerse delante del cartel correspondiente y solventar dudas de los asistentes, si es que las hubiera, sobre el plan de comunicación. Por la mañana se nos encargó traer a cada uno algo de comida (pan, leche, mermelada, uvas, pimiento rojo…), para desayunar, y desayunamos todos relajadamente, juntos, como ha quedado inmortalizado en esta maravillosa foto que le he mangado a Noel de su blog. 🙂

De vez en cuando se organizan eventos culturales, por esto de que todos los días no pueden ser fiesta. El otro día fui con Cristian a Copenhague, al Thorvaldsens Museum, porque supuestamente había una visita guiada guiada gratis para estudiantes internacionales. Ni rastro de la guía ni de gente de otras universidades, pero nos encontramos con el griego, Aitor, Silvia y una chica eslovaca, y estuvimos echándole un ojo a las esculturas del s.XVIII, todas hieráticas y monumentales, basadas en la mitología griega. Para hacer más entretenido el trayecto, hubieron fotos tocando pezones y traseros de las deides, otras mimetizándonos con el entorno, y risas estruendosas, con el correspondiente rapapolvo del vigilante de turno.
Después Cristian y yo nos fuimos a comer a un kebap en Norrebro, el Lavapiés de Copenhague. Después de curiosear la zona, con un montón de mercados en la calle, graffitis en las paredes (pero de los buenos), sentimos en el aire el dulce olor de los bollos, y, salivando como perros de Pavlov ante un escaparate repleto de delicias, caímos en la tentación de comprar un postre que resultó casi orgásmico. Eso si, me gasté más dinero en ese orgasmo que en el kebap.

Luego había quedado con virginia para irnos de compras (¡Existen las botas a 30 euros en Copenhague!), pero por problemas con las nuevas tecnologías, el plan se suspendió y tocó volver a casa. Por la noche tocaba “French party- do it better”, sin comida esta vez, pero con venta de bebidas en el propio Korallen. Estuvo un poco floja, misma música, mismo lugar, misma gente y el omnípresente Alors on danceee!!

El lunes también fue un día curioso, de vagar por Copenhague con un grupo de la Carlos III, cinéfilos todos, y acabar en un observatorio donde no se podían ver las estrellas, pero sí una vista preciosa de la ciudad iluminada, mientras se nos congelaba la punta de la nariz con el aire nocturno, que empieza a ser gélido.

Después de experimentar un casi divorcio con separación de bienes y hacer limpieza en el cuarto, y recuperar los papeles extraviados de una beca, toca esperar a ver si se puede hacer realidad mi próximo gran proyecto: un viaje a Laponia en enero, en busca de la aurora boreal.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

One response to “La enfermedad Erasmus”

  1. Vicky says :

    Muy bien Silvye!! la primera foto es la mejor!! parece verdaderamente una foto de juventud de las que tiene mi madre en su album! Un besito amigaaaa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: