Otra vez la tortuga de Mafalda

Mi vida consiste, en parte, en una caza de becas. Es por las becas por las que no critico del todo el sistema de mi país; si gracias a eso estoy de Erasmus (con lo que da la UCM y la Comisión Europea no da ni para pipas); con los ahorros de la beca y algunos recortes pude irme de Ruta Inka, y he hecho dos cursos de inglés a muy poco precio en la Menéndez Pelayo, y me lo pasé increíble tres semanitas en Toronto City.

Ya están a nuestro alcance dos objetos más para la caza: la beca de inglés de nuevo; con una novedad significativa este año: ahora la cuantía no es de 1700 euros para todos, sino que variará entre 1200 y 2600 euros dependiendo del país de destino. A ver quién va a ser el tonto ahora que se va a la opción “barata”. Aunque, pensándolo bien, ya podrían hacer lo mismo con la Erasmus.

Mis posibilidades con la beca de inglés son bastante escasas, pero como la vida es una lotería nada hay que perder y mucho que ganar enviando la solicitud. Sin embargo, donde sí tengo puestas muchas esperanzas, es en la beca de alemán, a ver si doy el salto de la fase alfabeto, colores y números y empiezo a entender esos rollos de palabras neutras incomprensibles (el niño es masculino y la niña es neutro, explíquenme esto), acusativos o nominativos después de según qué verbo o palabras ridículamente extensas como Verantwortungsbewusst (responsable).
El punto negativo con esta beca es que para pedirla hay que adjuntar un certificado de notas sellado y te tienen que rellenar y sellar un apartado de la solicitud en la Universidad. Fantástico. Aquí me hallo como siempre cavilando cómo voy a solucionarlo desde aquí. Tengo una deuda burocráticamente muy grande con muchos de mis amigos…

Al menos, y esto es un gran triunfo en materia de papeles, al fin, he conseguido finalizar los trámites con el maldito learning agreement nuevo y… se ha obrado un milagro; María Hilstoffe me ha enviado el papel por fax a la Complutense ¡Y me ha sonreído!. No sabía que la señora era capaz de esos gestos de amigabilidad. Me ha alegrado la mañana ese detalle y también leer por ahí, en Facebook, que el violinista de Ciudad Universitaria ha vuelto a su puesto. Aunque no escuche su música desde aquí, me encantaría encontrármelo a la vuelta como siempre, porque aquí pocos son los que plantan cara al frío blandiendo instrumentos a x grados bajo cero; y el metro de Copenhagen no se presta para esos menesteres artísticos (además, los músicos necesitan licencia; por la mala calidad de algunos buscavidas madrileños intuyo que en España la única regulación es la aceptación o el rechazo de la gente).

¿Y qué más? No hay muchas novedades. Ahora estoy absorvida por un ensayo de 10 páginas sobre algún tema relacionado con Internet. Esto del “narrow down the topic” y ser consisos y claros, y estructurados y con una metodología precisa no es tan fácil. Los caos abstractos que tanto me gustan no funcionan aquí; así que al final va a ser que aprendo algo nuevo y valioso a nivel académico en mi paréntesis danés. De vez en cuando, eso sí, se me va la pinza y empiezo a hacer recuento de los días que me quedan para recibir visitas (y para la concretación de visitas, Maite 🙂 ) y para irme a ese país donde las senadoras proponen a las mujeres huelga de piernas cerradas como medida para superar la larga crisis institucional.

¡Un saludo a todos!

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: