Lugares

Copenhague, con su aburrido gris etéreo y sus cosas caras aún sigue sorprendiendo. No se acaban los lugares en los que pienso, “de esto SÍ guardaré un buen recuerdo”. Una de esas cosas peculiares que se ven por aquí son las sucesiones apresuradas de fenómenos atmosféricos: nubes y claros, viento, espacios de sol que quema a la vista pero no calienta la piel, y hasta momentos en los que llueve y nieva al mismo tiempo. Increíble, pero cierto. Se avecina la primavera y los días se alargan, muy, muy rápido y se cambia el hielo por el agua, el puerto y los canales se descongelan, el agua corre. Me pregunto si se sentirá igual de inoportuna la claridad de las 10 de las noche como la oscuridad de las 4 de la tarde.

Pero hay cosas que no cambian, y eso es la eterna cantinela de “Es demasiado caro”, precisamente por ésto me he privado en mis últimos días de visita de una sesión de circo, donde el precio de las gradas oscilaba entre los 20 y los 50 euros. Y no se crean que era el Circo del Sol, y espectacularidades varias, sino el típico circo (tipo Circo Cardenal) al que todos fuimos en nuestra infancia, con una carpa de colores, payasos que dan miedo y tigres que dan risa.

Otro plan frustrado fue el de visitar la Fábrica de Cerveza Pilsner, oriunda de la Danemark, pero la entrada costaba 60 kr (cerca de 10 euritos) y para eso, señores, nos vamos al Fakta y nos compramos una caja entera de cerveza Dansk.

Total, que al final lo que hicimos fue salir a pasear, y descubrimos el Frederiskberg Have, un parque muy grande y con muchos patos, y mucha gente echando pan a los patos, que se peleaban, propiciando una breve conversación sobre el darwinismo. Los cisnes, con su largo cuello, eran los menos amigables, pero eso ya lo descubrimos en Trekroner. Paseamos por el parque, de árboles con raquitismo invernal, hasta un mirador del que se puede otear la ciudad, y acordamos que en verano tendría que ser aquello una maravilla, y que, por cierto, en el futuro queríamos tener de mascota a un pato que se llame Gunst, y que mi primo fulanito tiene un erizo como mascota y mi amigo menganito un pollo. Y que los sobrinos del pato Lucas (Juanito, Jorgito y Jaimito) se llaman en realidad: Huey, Luey and Duey. También discutimos otros temas de gran trascendencia como si los cisnes siempre son machos, o las hembras también son de color blanco y no se quedan como patitos feos de forma perenne.

Al salir del parque, me encontre (Oh, dios mío), un bar de tapas español, llamado “El Guanche”. Entré en un estado catatónico: ¡Mojo! ¡Mojo! ¡Tiene que haber mojo!. En efecto, mis miradas ansiosas se toparon, más allá de las latas de aceite de oliva, el arroz Brillante (que no se pasa), y la oferta de tapas, los pimientos rojos para hacer mojo picón (ese único elemento en el que me ha fallado el señor Hacendado). Por supuesto, los precios no estaban al alcance de todo bolsillo, pero… ¡Hay mojo en Copenhague!. Es una gran noticia.

Acabamos comiendo en uno de esos lugares tan “diferentes” que abundan por aquí. En Copenhague hay una prima, si quieres comer barato, o vas a 7eleven, o a un puesto de perritos calientes, o a los TCI (turcos, chinos o italianos) cuyo menú se basa en: hamburguesa, kebap y pizza. En este caso acabamos en un chino, con su decoración espiritual de Oriente, donde una señora bajita de ojos rasgados nos preparó una hamburguesa con queso y pepinillos. Chinos Mc Donalds, (y chinos Kebap, y chinos Pizza), con lo bueno que está el wantun y el pato a la naranja.

El domingo, que tocaba, día especial, cenar por fuera, nos encaminábamos hacia un restaurante que conozco, con comida súper rica, en un ambiente hippy-artístico donde se comparten las mesas con gente que no conoces y todo; pero que es bastante caro. Por suerte de camino nos cruzamos con un par de francesas, y una nos guió hasta otro sitio interesante. Una pizzería, pero de las de verdad, con horno de leña, y a precios normales. No recuerdo el nombre, pero está en Norrebro una calle antes de la biblioteca, por si alguien se anima a probar.

Del lugar que no me podría olvidar el nombre es mi gran descubrimiento de esta semana,Paludan, una cafetería enorme, llena de estanterías con libros, y daneses de todas las edades y estudiantes internacionales (chinos estudiando anatomía), con mesas y sillas y sillones, y un vendedor de arte negro con rastas. Está al lado de la biblioteca de Norreport (en la que además hoy había comidita gratis por inauguración, que me perdí por seta), y a parte de comida normal, el café americano cuesta 10 kr y el capuchino 20 kr si no me equivoco. Para ser donde es, está genial. Además, como bien decía uno de mis compañeros de grupo, uno puede sentarse allí sólo por observar a la gente, ese ritmo de vida tan distinto que tienen los daneses, esa relajación, esa seguridad, esa falta de estrés y de ansiedad, ese poder hacer.

La reunión en el Paludan, con mis compañeros de proyecto, se zanjó con un cambio, de Responsabilidad Social Corporativa a las Revoluciones Árabes. Esto me va a costar otro cambio en el Learning Agreement, pero será más fácil que intentar averiguar las políticas sociales REALES de una empresa, que no suelen ser precisamente transparentes. Como ponía de ejemplo Eustaquio, de Brasil, en su país una empresa tala x kilómetros de selva amazónica y a cambio construye un parque en la ciudad. ¿Qué clase de CSR es esa? Y en el caso del proyecto ¿Cómo íbamos a enterarnos tan fácil de la parte oscura?

Aparte de eso, a nivel académico, estoy intentando huir de la Procrastination y acabar mi ensayo sobre la Copyfight en Internet y empezar con mi otro ensayo, probablemente sobre el rol de los blogger en Cuba o del control mediático en Venezuela. (O como se me crucen los cables, un extra de periodismo en México :P). Paso de complicarme.

Y eso es todo. Les dejo el trailer de este peliculón que no se cómo no había visto antes. Muy en contra de lo que pensaba, no se trata de violencia gratuíta. Si no la han visto, ya saben 🙂 .

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: