Así se siente Bruselas

>Si Lisboa se ve en Tranvía, Madrid de metro en metro Venecia en góndola y Copenhague en bicicleta; la mejor forma de ver Bruselas es en una vespa. Lo suficientemente grande como para que aparcar sea un engorro y lo suficientemente pequeña como para que los paseos motorizados no se tornen un periplo suicida; Bruselas se presta para ponerse el caso y salir a cazar estímulos con los cinco sentidos.

Me ha enamorado el ambiente de sus calles donde se cuece una historia en cada esquina; sus bulevares y cafés de estilo parisino y sus restaurantes, tiendas y mercadillos con gente y alhajas venidas de las más lejanas latitudes. Subiendo y bajando sus discretas cuestas, una se encuentra el edificio de la Comisión Europea, cientos de turistas comiendo helados, mercados de fruta, negros tocando el yimbé, rumanos con acordeón o un coro de niñas; mendigos riendo a carcajadas, hombres con marcas de carmín en las mejillas, parejas que se aman, parejas que se odian, niños que gritan, mimos, actores callejeros y buscavida; manifestaciones, banderas de todo el mundo, banderas multicolor, y besos de todas las especies.

Luego están las tentadoras chocolaterías, con sus huevos de pascua rellenos de todos los sabores imaginables; las mesitas en el exterior donde la multitud toma vino o cerveza y miles de parques donde desconectar y sentirse casi, casi, fuera de la civilización. Y los edificios pintados por Hergé, el creador de Tintín. Y la mezcolanza de idiomas en las calles. Y las tiendas de flores donde brillan al sol los tulipanes. Y la gente, que gestilcula, y se habla y se abraza y se grita. Y la calle, que sabe a sur, a mediterráneo y, a ratos, huele a calamares y a paella. Gente de todas las complexiones, vestida de mil maneras diferentes, peinados de mil maneras diferentes. Y los edificios, antiguos, nuevos, de Art Nouveau (las obras del famoso Victor Horta) y de Art Decó.

No se si es el lugar más adecuado para impulsar la adicción espasmódico-fotográfica de los turistas, con ese pequeño Manekken pis y el Atomium como símbolos principales pero, sin duda, Bruselas se ha ganado un puesto destacado en mi ranking de ciudades para vivir.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: