Princesas y dragones

El otro día, Maite me organizó una excursión a Manzanares El Real, uno de esos castillos cuya esencia reside más en la tierra que lo sostiene (donde se hayan huesos del medioevo o de la guerra civil, quién sabe) que en las paredes y los tapices, todo reconstruído.

Aunque para construcciones y reconstrucciones, aquellas de la realidad humana, que dificilmente conoce de límites hasta que uno alcanza la edad adulta y se acostumbra a confrontar lo que ve con lo que le han contado (papá Dios, reyes magos, ratoncito perez, amigas para siempre o el príncipe azul…).

En una de estas experiencias originarias de la desconfianza, en el citado castillo, había una nena pequeñita, enredada en las piernas de su madre. Cuando le preguntaron: “Bueno, qué, ¿te ha gustado el castillo?” ella respondía con su tierna vocecita: “Síii, pero no he visto ni princesas, ni dragones”.

Pobre angelito.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: