Archivo | Lanzarote, vida y turismo RSS for this section

Guía para conocer Lanzarote

Ya tocaba que, después de un año con escribiendo en este blog y de vagar por distintas latitudes, le dedicara un post a mi isla querida. Allá va, consejos para disfrutar al máximo de sus encantos.

Lanzarote, ¿Por qué?

Alojamiento y Transporte

Gastronomía

Centros de Arte, Cultura y Turismo

Espacios Naturales Protegidos y Sitios con Encanto

Playas

Fiestas y eventos

TRANSPORTE Y ALOJAMIENTO

¿Cómo moverse? Sin duda: coche de alquiler. El servicio de guaguas es poco regular y no para en los recodos más encantadores de la isla. Consultar Payless, AutoReisen, Cabrera Medina, Cicar… con sedes en el aeropuerto y en los principales núcleos turísticos. Por Internet se suelen encontrar ofertas.

¿Dónde alojarse? Los destinos típicos son Costa Teguise, Puerto del Carmen y Playa Blanca.
Yo aconsejaría Puerto del Carmen puesto que está más céntrica, las playas son naturales y tiene una avenida con muchos locales y tiendas.
Playa Blanca es un reducto guiri con playas artificiales en la Punta Sur y Costa Teguise suele ser demasiado ventosa. También se puede conseguir alojamiento en un ambiente más alternativa en uno de los hoteles o casas rurales de la isla.

Fiestas

la gente sale de fiesta por:
-En Arrecife: Calle José Antonio.
-En Puerto del Carmen: En la Avenida de las Playas.
-En Playa Blanca. (ahora está de moda La Jungla)

*Además, si vienes en Febrero o Marzo probablemente puedas disfrutar de los Carnavales, que cada semana se celebran en un pueblo diferente con las tradicionales verbenas con música latina.
En verano, además, se suceden un montón de fiestas en distintos pueblos de la isla y se organizan verbenas y conciertos. Échale un ojo a la Agenda de Ocio.

¿Qué comer?

Para presupuestos reducidos, comida típica a bajo precio en un bar típico que encontrarás justo en frente de la plaza de Yaiza (tapas desde 2,50 euros) o en Casa Gregorio, en Uga. De todos modos, Lanzarote está repleta de bares y restaurantes que sirven comida típica. Otro ejemplo es el Restaurante del Monumento al Campesino en San Bartolomé o, cuando importa tanto o más el lugar que la comida, El Lagomar.

La comida típica que no puedes dejar de probar es el sancocho canario con las famosísimas papas arrugadas con mojo, garbanzas, lapas, gueldes, caldo de pescado con gofio escaldado, caldo de millo, ropa vieja… Y de postre helado de vainilla con bienmesabe, mousse de gofio…

La avenida de las Playas de Puerto del Carmen es una buena opción para viajar con el paladar: buffet chino por alrededor de 5 euros, mexicanos, hindúes, bares de tapas, restaurantes italianos, creperías, kebaps…

Para variar, en la arepera Millo y Millo, en Tías encontrarás a arepas y platos típicos de Colombia. Buenísimos.

PLAYAS

¿Qué se le pasa por la cabeza cuando le nombran Canarias? Seguramente, playas. Aunque Fuerteventura se ha ganado la fama de la isla con las mejores playas, Lanzarote tampoco se queda corta. ´_Hay muchas, pero las mejores, en mi opinión, son:

*Para hacer Surf, Windsurf, caminar, correr, gritar… A orillas del Risco más alto de la isla, de más de 800 metros de altitud. Con atardeceres de ensueño, y el rugido de las olas como hilo musical:
FAMARA

*Probablemente la más bonita por su contraste de colores… Indispensable ir cuando se hace la ruta norte. Buen lugar para picnics, para lectores solitarios y para parejas.
EL CALETÓN BLANCO.

*Para pescar, hacer barbacoas y bañarse en los charcos… (¡Cuidado con el mar bravo y con los erizos!).
LAS MALVAS.

*La playa de arena negra más famosa de la isla:
PLAYA QUEMADA

*Las playas de jable (arena blanca) y mar calmo, ideales para los típicos días de playa:

PLAYA GRANDE (Puerto del Carmen), o alguna de sus playas aledañas como La Peñita, o la playa a la que se accede a través del Hotel Los Fariones.
PAPAGAYO (Playa Blanca). La playa más famosa de Lanzarote, por sus aguas transparentes. Situado bajo un pequeño acantilado dentro del Espacio Protegido de los Ajaches. Para entrar hay que pagar un par de Euros.
PLAYA DE LOS CHARCOS (Costa Teguise). Perfecta para el baño gracias al rompeolas, que la convierte en una especie de piscina natural.
PLAYA DORADA / PLAYA FLAMINGO, y, en general, todas las playas de Playa Blanca. Muchas de ellas artificiales, pero bonitas y de aguas calmas. Plagadas de turistas y a veces no muy limpias, he de decir.

ESPACIOS NATURALES PROTEGIDOS Y SITIOS CON ENCANTO

No puedes perderte:

La Geria: Una zona de parrales, exhibición del ingenio de los agricultores de la isla. Lanzarote es un secarral donde escaseaba el agua y que, además, después de las erupciones volcánicas, estaba parcialmente cubierta de ceniza. No obstante, los campesinos descubrieron que el picón volcánico conservaba mejor la humedad del suelo puesto que sus oquedades filtraban y el sereno de la noche y protegiendo la tierra del calor de los días, favoreciendo sus cultivos. Las parras se encuentran enterradas en hoyos, para protegerse del viento, y la zona se encuentra repleta de bodegas. El vino más típico es el Malvasía volcánico y algunas bodegas, como la Estratvs, ofrecen visitas guiadas y catas y presumen de ser empresas puntas en Europa en cuanto a tecnología vinícola.
Si además se va a esta zona en verano, especialmente a finales de julio o en agosto, no se prive de acercarse a las higueras o morales que se encuentran repartidos por la isla y saboreé sus frutos. La fruta de volcán está más rica que la que encontrará en los supermercados.

Los Hervideros: Pedazo de costa volcánica en la que se han formado cuevas y oquedades que permiten que, cuando la mar está picada, las olas suban y nos chispeen en la cara cuando nos asomamos a los recovecos de lava.

El Golfo: Junto al pueblito costero del Golfo, donde podrás comer pescadito fresco en primera línea de costa acompañado de un montón de gaviotas, se encuentra la zona del Charco de Los Clicos. Es una zona de costa volcánica de arena negra y rocas encarnadas, con la mar brava y un lago de color verde que, desafortunadamente, se viene reduciendo en dimensiones año tras año. Además, si prestas atención, puedes encontrar algunos trozos de olivina, una piedrecita de color verde típica de la zona.

Las Salinas del Janubio.- Restos de lo que fueron las Salinas más grandes de toda Canarias. Actualmente están en semidesuso.

Las Salinas del Río.- Antiguas salinas de barro en ruinas junto a un antiguo almacén. Datan del siglo XVII y estuvieron en funcionamiento hasta el siglo XIX. Se accede por un sendero conocido como “El Camino de los Gracioseros”.

Los Ajaches: Es la formación natural más antigua de la isla y se encuentra en la zona sur. Se han encontrado fósiles del periodo paleolítico. Se caracteriza especialmente por la belleza de sus playas y por las vistas a Corralejo, en la vecina isla de Fuerteventura.

El archipiélago Chinijo: La Graciosa, el Roque del Este, el Roque del Oeste, Montaña Clara y Alegranza forman parte del Archipiélago Chinijo. Esporádicamente el Cabildo de Lanzarote organiza excursiones gratuítas a Alegranza pero el único lugar accesible diariamente es la pequeña isla de la Graciosa, que cuenta con un único pueblo: Caleta de Sebo, y que es el lugar idóneo para escapar del mundanal ruido de forma radical.

Volcán de la Corona: Imponente volcán de lavas negras al norte de la isla. Especialmente bonito en invierno, cuando la oscuridad del volcán se mezcla con el verde de los pastos y el azul del mar al fondo.

Otros:

*Mercadillo de Teguise: Pasea por la antigua capital de la isla y disfruta de un mercadillo con toques internacionales, siempre colorido y ambientado con música. Ropa hippy, souvenirs, gafas, relojes, libros y comida todos los domingos hasta las 2 pm.

*Museos Etnográficos: Como el Museo Tanit, en San Bartolomé, o el Museo Agrícola El Patio, de Tiagua.

*Centros de arte: Lanzarote, por su colorido y su paisaje lunar, ha sido inspiración de numerosos artistas. Algunos, como la artista Rufina Santana y su marido, el escultor Paco Curbelo, tienen salas donde acogen a visitantes y muestran su obra.

Actividades alternativas:

*Senderos y rutas en Lanzarote. Aventura.

*Surf, Windsurf, Vela Latina, Submarinismo, Parapente…

*Excursiones en catamarán o en submarino. Actividades acuáticas.

Centros de Arte, Cultura y Turismo de Lanzarote

Hay una amplia lista de museos y espacios naturales a visitar. El nombre ineludible será César Manrique, un artista lanzaroteño clave en Canarias cuya máxima era el desarrollo sostenible, la conservación de los espacios naturales y el matrimonio entre arte y naturaleza. Su huella ha quedado en la mayoría de los núcleos turísticos de Lanzarote.

Cada visita a estos centros cuesta unos 8 euros para no residentes (1 euro o 1,5 para residentes canarios). En mi opinión, los indispensables son:

Parque Nacional de Timanfaya. Vaya y déjese impresionar por la Naturaleza. Acérquese a conocer la historia de las erupciones que, por más de seis años, anegaron y destruyeron pueblos como Santa Catalina. Gracias a las Crónicas del Cura de Yaiza, Lorenzo Curbelo, concemos como se vivió aquel episodio de tintes apocalípticos. Comprobar como la tierra sigue caliente sigue generando desconfianzas en algunos que afirman que “es imposible, seguro que ahí tienen un horno enterrado”. Si van con esa actitud, quédense en su casa, señores. Aquí no hay trampa ni cartón. Ya antes de que existiera el parque, cuenta mi padre, iban para allá para el islote de Hilario, donde se encuentra el centro turístico, y asaban cabrito con el calor de la tierra. Los huevos los enterraban en la arena roja y a los 5 minutos ya estaban asaditos y listos para comer, sin necesidad de ningún otro útil de cocina.

Jameos del Agua. ¿Cómo es posible transformar un vertedero improvisado en una obra de arte? ¿Cómo conciliar arte y naturaleza? César Manrique lo tenía muy claro. Los resultados, en este punto indispensable de la isla. Un auditorio volcánico, una piscina rodeada de palmerales, un tubo volcánico con un lago donde vive la Munidosis Polimorpha, los famosos cangrejitos ciegos únicos en el mundo, son algunos de los encantos que se encuentran en este lugar tan especial. Abierto de día y de noche.

Mirador del Río: Desde lo alto del Risco de Famara hay una vista preciosa del pedazo de mar, conocido como El Río, que separa Lanzarote de la pequeña isla de La Graciosa. Contemplar el único pueblo de la islita, Caleta de Sebo, o ver el atardecer más allá del arquipiélago chinijo, no tiene desperdicio. Consejo: No pagar para entrar al mirador, simplemente caminar con cuidado por los alrededores, que las vistas son las mismas.

A parte de estos tres indispensables, hay otros lugares que también merece la pena visitar, si se tiene tiempo y dinero:

-El Taro de Tahíche: Las lenguas de lava del Timanfaya llegaron hasta Tachíche, el pueblito donde César Manrique construyó su casa y donde ahora se encuentra la Fundación que lleva su nombre. Allí se puede disfrutar de una casa museo, de nuevo una mezcla entre arte y naturaleza, arquitectura, pintura, escultura y juguetes de viento caracterizados por la saturación de colores y el contraste.

La Cueva de Los Verdes: Muy cerquita de los Jameos del Agua. Es una cueva volcánica por la que se ofrece un recorrido. La dificultad es mínima por lo que, para bien o para mal, es un plan para todos los públicos y un enclave muy turístico. Sin embargo, la belleza de la cueva y un juego óptico al final del recorrido garantizan que la inversión genere, al menos, un poquito de asombro.

-El Jardín de Cactus: No encontrarás bosques ni ríos en Lanzarote pero en pocos lugares del mundo podrás encontrar tantas especies distintas de cactus. ¿Te gustan las espinas? No te lo pierdas.

Monumento al Campesino: En el centro mismo de la Isla, y gracias a César Manrique, se encuentra esta casa-museo que muestra la arquitectura típica y un monumento a la fecundidad. En el interior hay un restaurante donde se pueden consumir los platos de la tierra.

Castillo de San José.- A orillas de la costa de Arrecife se encuentra este castillo que data del siglo XVIII y que acoge una muestra de Arte Contemporáneo. Si sobra tiempo, no se debe descartar una visita.